single image
Entrevistas

Cecilia Boza: “Al final, el objetivo y la misión de Expresso Dogo es poder ayudar, así empezó y así tiene que continuar”9 min read

Cecilia Boza Lujambio (Lima, 1980), es arquitecta de interiores especializada en visual merchandising y actualmente está estudiando la que vendría a ser su segunda carrera; Psicología. Aparte de ser la fundadora y crear las piezas de Expresso Dogo, Cecilia se desempeña como terapeuta holística. “Esa es la razón por la cual mis piezas llevan siempre mensajes de esperanza”, nos dice. Cuando le preguntamos por el nombre del proyecto, nos dijo: “Es muy curioso porque mucha de mi inspiración surge a través de los sueños, yo los veo como mensajes. Ese nombre lo soñé. Y así quedó”.
De sus sueños, de perros, gatos, monos y otros animalitos, hablamos en esta nota.

Cecilia Boza, creadora de Expresso Dogo

 
Vemos en Expresso Dogo conceptos y ejes fundamentales relacionados con la
amistad y el amor por los animales; ¿en qué momento nace, toma identidad
y cómo ha ido evolucionando hasta ahora?

Desde que tengo uso de razón, siento un gran amor por los animales. A los cinco años mi papá me regaló a Ponky, mi primera perrita, una chatita hermosa que encontró en la calle. Desde pequeñita ayudaba a los animales que encontraba: a los caracoles (para que no los pisen), a los chanchitos de tierra, a las palomas heridas y poco a poco éstos fueron cada vez más grandes, perros y gatos (risas)…
Siempre me decían: tú sales a buscar animales heridos y perdidos, ¿no? Pero, los animales siempre estaban ahí esperando que los ayudes (no tenían voz para avisarte), solamente que no eran ayudados porque la gente “no los veía” o no los quería ver. Sin embargo, siempre estuvieron y siempre están ahí.

Expresso Dogo nace hace más de 10 años de la estricta necesidad de solventar mis rescates de animales, la verdad es que gastaba más de la mitad de mi sueldo en curarlos, ponerlos fuertes y guapazos para conseguirles un hogar.
En una época viajaba mucho a Barcelona y Nueva York por trabajo, y como la tendencia era más avanzada allá en ese momento, se usaban animales de fibra de vidrio en las vitrinas. Fue ahí donde se me prendió el foco: hacer una marca in house para pagar mis rescates. Así empecé, creando mis primeras piezas en fibra de vidrio y vendiéndoselas a mis amistades o familia. El objetivo se cumplía, ayudar a los animales en estado de abandono.

EXPRESSO DOGO


Poco a poco la marca fue creciendo, se volvía más conocida y gustaba mucho lo cual me hacía enormemente feliz. Entonces decidí dedicarme a ella a tiempo completo, hacerla crecer para que se convirtiera en mi trabajo y dar trabajo a otras personas sin perder el objetivo. Ya no solo tenía las piezas en fibra de vidrio sino que diseñé las piezas de cerámica con un menor tamaño y agregué el simbolismo en cada una; va acompañada de mi filosofía de vida y el deseo de que las personas no solo tengan una pieza bonita, sino que comunique algo positivo en sus vidas pues, además, a través de esa pieza, están ayudando a un animal en estado de abandono. Como decimos en Expresso Dogo: “Arte con un sentido y un propósito”.

¿Cuáles han sido y son tus mejores y mayores referencias en este campo?
– Siento mucha admiración por el trabajo de Marcelo Wong, inclusive él me ha brindado generosamente algunos tips o datos para mejorar, algo que agradezco muchísimo. También me encanta Origen Peregrino, me parece genial esa dupla con muchísimo talento. Además de la vibra tan linda que emanan. Soy mega fan de Marcelo Wong y de Origen Peregrino.

¿Cómo es el proceso que sigues desde el principio de la idea hasta el producto final?
Empiezo con la necesidad de comunicar algo, un concepto, como por ejemplo: cultura de nuestro país, protección, esperanza, fe, amor, libertad. Voy sintiendo ese sabor todos los días que dura el proceso de creación, me sumerjo y aíslo mucho cuando diseño, necesito estar en silencio, pues me distraigo con mucha facilidad. Luego boceteo y cuando siento que está listo, se pasa a la matriz de la pieza; vienen luego las pruebas de color y el prototipo final. El producto final es el suspiro de emoción cuando veo la pieza que soñé. Es un proceso que toma tiempo pero, todas sus etapas son divertidas.

Empezaste con perros, ¿qué otras propuestas tienes ahora?
Empecé con esculturas de perros, luego los catlovers (me incluyo) me pedían gatitos, no los hice muy rápido ya que me costó un poco más llegar a esa perfección que quería. Los perros y gatos intervenidos son mi diversión absoluta ya que no hay ningún patrón. La pieza cruda es mi lienzo y fluyo en ella. Es por eso que en esa serie de piezas intervenidas no hay más de diez.

Hemos diseñado también, abriendo un poco el abanico, polos y bolsos con diseño de Frida Kahlo junto a sus mejores amigos de cuatro patas.

¿Qué te ha enseñado Expresso Dogo en todos estos años?
Mil y un cosas, desde la constancia, paciencia y no dejarse abatir por las circunstancias. No siempre es fácil para un emprendedor, lo importante es que si tienes esa pasión al ver lo que has creado, no te rindas. No siempre brilla el sol, pero cuando lo hace es maravilloso, sobre todo, poder ayudar con lo que haces a otras personas y a los animales.

Gracias a Expresso Dogo he conocido gente fabulosa, creo que la mayoría de mis clientes tienen esa vibra que amo, es por eso que muchas veces soy yo quien contesta los mensajes, porque me gusta tener ese contacto directo con ellos y absolver sus dudas, hago hasta de psicóloga y eso es muy gratificante, poder ayudar a quien en ese momento lo requiera y si a través de mis piezas, puedo acariciar su alma, tanto mejor.

¿A qué aspiras con Expresso Dogo?
¡A conquistar el espacio!, qué bueno sería (risas). Aspiro a seguir creando piezas que comuniquen algo que está bueno, quiero que conozcan el Perú con piezas de los Danzantes de Tijeras, el Señor de Sipán, el Dogo Pucará, etc. Estamos creando y dándole vuelta a nuevas piezas, así que se vienen sorpresas. 

Si bien es cierto que nuestras piezas salen mucho al exterior, queremos llegar a más lugares y aliarnos con albergues de otros países para extender la ayuda, es algo en lo que estamos pensando mucho.

¿Qué te sigue emocionando e inspirando, Cecilia?
Me emociona mucho ver el andar de los gatos, los observo con mucha curiosidad. Tengo a mi gato Thor que es muy especial, lo adopté con leucemia felina y es muy curioso ver la relación de amor total que tiene con mi hijo, se aman increíblemente.
A mí me ve como su benefactora sobre todo a la hora de comer y si me paso un minuto de la hora, me cae mi mordizco en el pie. Me emociona mi perra Cielo, adoptada hace cuatro años, ver su nobleza me derrite. 

Thor y Cielo me inspiran mucho cuando están juntitos, durmiendo. Son seres indefensos que necesitan de nosotros y de nuestros cuidados.
Últimamente, me he sentido muy inspirada por los monos, siempre me han encantado pero, después de hacer un voluntariado en la isla de los monos en Iquitos, me enamoré de ellos ciegamente. Cuando regresé de ese viaje, volví recargada y creé las piezas de Frida Kahlo con sus monitos.

Cecilia y Thor

Háblanos un poco más acerca de los voluntariados que realizas y coméntanos también acerca de la ayuda que brinda cada pieza de Expresso Dogo al ser vendida.
– Hace tres años y medio soy voluntaria en el Hospital Víctor Larco Herrera, un hospital de salud mental en donde las voluntarias brindamos apoyo, amor, compañía, conversación y juegos a las personas que están internadas en los pabellones.
También a las personas que van por consulta externa se les brinda cariño, compañía y apoyo antes de sus consultas. Gracias a los donativos que nos llegan, algunas veces podemos ofrecerles un desayuno pues algunas llegan desde lejos y muy temprano.
Debido a la pandemia no se puede entrar a los pabellones y eso nos pone muy tristes a las voluntarias porque no podemos ver a nuestros amigos y amigas. 
El voluntariado de la isla de los monos se dio el año pasado que quise hacer un viaje con propósito. Me fui una semana a Iquitos, y selva adentro -45 minutos en el rápido, está la isla de los monos. Ahí vi y fui testigo del trabajo de personas increíbles que se dedican a ayudar, a salvar, a alimentar y cuidar a muchos tipos de monos que han sido rescatados del tráfico ilícito y de diversos maltratos. En la isla están libres y bien cuidados, les brindan todo lo que necesitan y en algún momento, de darse el caso, pueden volver a la selva, pero para eso hay un trabajo previo. 

En la isla de los monos

 

Con la isla de los monos tengo el compromiso de regresar todos los años, así que este 2022 me toca ir en octubre. Afortunadamente, a ellos también pude entregarles un donativo por parte de Expresso Dogo pues es lo que hacemos, un porcentaje de nuestras ventas está destinado a la ayuda de perros y gatos en estado de abandono, se ayuda a albergues y a rescatistas independientes. Al final, el objetivo y la misión de Expresso Dogo es poder ayudar, así empezó y así tiene que continuar.

En la isla de los monos.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like