single image
Entrevistas

Charles Walker sobre Juan Bautista Túpac Amaru: “El hecho de que sea un antihéroe también me impacta. No es un gran dirigente ni político ni intelectual—pero qué vida logra hacer en las peores condiciones. Inspira mucho, creo”.6 min read

Ganador del premio PROSE para la mejor historia gráfica de no ficción, La odisea de Juan Bautista Túpac Amaru – Un testigo de la era de las revoluciones, es un libro escrito por el historiador Charles Walker e ilustrado por Liz Clarke para Oxford University Press, editado y publicado por Penguin Random House en junio de este año con la traducción de Enrique Bossio. Cuenta la dramática odisea de Juan Bautista como rebelde, prisionero de España y testigo de la era de las revoluciones.

Pie de foto: Ilustración de la carátula a cargo de Liz Clarke


La rebelión de Túpac Amaru II (1780 – 1783) se inició como una revuelta local contra las autoridades coloniales y creció hasta convertirse en la mayor insurrección en la historia del Imperio Español en América. José Gabriel Condorcanqui (Túpac Amaru II), Micaela Bastidas y otros líderes fueron ejecutados, pero Juan Bautista Túpac Amaru, el hermano menor de Condorcanqui, sobrevivió, aunque pagó un alto precio por su participación en el levantamiento.

Luego de cuatro décadas en cárceles. Calabozos y presidios en el Perú, España y el norte de África, fue liberado y trasladado a Argentina en 1822. Símbolo del efímero entusiasmo rioplatense por los Incas, escribió sus memorias en Buenos Aires acompañado por su amigo el fraile Marcos Durán Martel, pero murió sin cumplir su sueño de retornar al Perú.

Para saber algo más acerca sobre el libro y el personaje, conversamos con el reconocido historiador que se desempeña como Profesor Principal de Historia en la Universidad de California, Davis. Walker es autor de publicaciones como De Túpac Amaru a Gamarra: Cuzco y la formación del Perú republicano; Colonialismo en ruinas: Lima frente al tsunami y el terremoto de 1746; Alberto Flores Galindo: Utopía, historia y revolución (con Carlos Aguirre); y La rebelión de Túpac Amaru, libro ganador de varios premios y nombrado uno de los mejores libros del año 2014 por el diario Financial Times.

Pie de foto: El autor, Charles F. Walker y la obra. Foto: LUM


¿Cómo nace la idea de La odisea de Juan Bautista Tupac Amaru?, es decir, ¿en qué momento decidiste que esta historia tenía que contarse?

– Tengo algunas páginas sobre él en mi libro La rebelión de Túpac Amaru. Siempre pensé que mereció más y cuando vi la excelente serie de Oxford University Press de historias gráficas, me animé. Tuve el apoyo de la editora, Susan Ferber, y la colaboración de la estupenda Liz Clarke

¿Cómo fue el proceso de investigación y escritura?
– ¡Más largo que esperaba! Tuve que investigar mucho sobre la vida de Juan Bautista, ya que existía la duda si él había inventado su historia, si era “un impostor”, o si había exagerado mucho. Así que tiempo en Perú, Buenos Aires, España y Ceuta buscando datos. Afortunadamente, encontré gran material. En cuanto a la escritura, Liz Clarke me guio. 

Tuve que limitar las palabras y darle una idea de cómo quería representar a los personajes y los lugares. También, tuve que dar descripciones de la cultura material de las épocas: zapatos, barcos, cementerios y mucho más. Aprendí y me divertí mucho con esa parte y también contaba con el apoyo de muchos.

¿Cómo trabajaste con Liz Clarke y cómo fue el ida y vuelta colaborativo?
– Excelente —un flujo constante. Siempre uso el ejemplo del Cusco, la ciudad. En su primer borrador, el dibujo resultó muy tropical. Ella siempre estaba dispuesta a revisar y revisar más. Y me decía que dejara guiar las imágenes más que las palabras. Su incorporación de fuentes primarias es fantástica.


¿Cuánto tiempo tomó y dónde consideras que estuvo la parte más complicada?
– Han sido como cinco años entre la investigación y la redacción. Hay una cantidad limitada de páginas y texto así que en algún momento me sentía casi como un poeta (¡que no soy!).
Pero Liz siempre mejoraba el comic mismo, incorporando imágenes muy creativas.

¿Qué otros aspectos del universo Túpac Amaru consideras que faltan ahondar, investigar y dar a conocer?
– Faltan conocer más sobre las luchas locales, por ejemplo, en provincias altas y en Arequipa. El papel de las mujeres sigue siendo una tarea pendiente; también la vida e identidad de los soldados realistas. Sabemos muy poco de ellas y ellos. Hay mucho que hacer.

Terminé de leer el libro y lo primero que pensé fue, así es como deberíamos estudiar historia en las escuelas y colegios. La seducción gráfica y los datos relevantes se impregnan de una manera entretenida sin perder la relevancia. ¿Has considerado la idea de escribir algunos otros libros en este formato?
– Al terminar el libro, dije nunca más. Resultó mucho más trabajo que esperaba. El comic es como cualquier libro de historia—sin investigación y mucha paciencia con la redacción, no resulta un buen libro. Hace años comencé un proyecto del volcán de Huaynaputina y su erupción en 1600 que cambió el clima global. Me parece un bonito tema para comic. Falta investigar en Arequipa y Puno sobre eso.

¿Por qué crees que la figura de Juan Bautista Túpac Amaru ha sido opacada y hasta invisibilizada por algunos historiadores e investigadores?
– Por dos razones relacionadas: las dudas sobre su autoría de sus memorias, 40 años de cautiverio, y por un cierto racismo: un Indígena sin mayor educación formal no pudo escribir tales memorias según muchos, tanto en el siglo XIX como el XX. La tarea principal del estudio que acompaña el comic es probar que él sí era el autor, con el apoyo del fascinante Padre Marcos Durán Martel.

¿Qué es lo que más te conmueve de su figura y su historia?
– Es una historia trágica—el libro, como me han dicho muchos lectores, es triste—pero que al final logra la libertad. El hecho de que sea un antihéroe también me impacta. No es un gran dirigente ni político ni intelectual—pero qué vida logra hacer en las peores condiciones. Inspira mucho, creo.

¿Qué te sigue emocionando, Charles?
– Muchas cosas: recibir el apoyo y amor de la familia y los amigos, leer un buen libro, acompañar a Zoila Mendoza en sus investigaciones, ver los logros de mis alumnos, volver al Perú, y bueno, una victoria de Alianza Lima, como ayer. A veces la gente se desconfía de mí por ser alguien optimista y alegre, pero es sincero.


Bonus Track
Liz Clarke es una ilustradora que vive en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Ha contribuido a la historieta gráfica All Rise: Resistance and Rebellion in South Africa, y ha ilustrado muchos de los títulos de la Serie de Historietas Gráficas publicada por Oxford University Press, incluyendo el aclamado libro Abina and the Important Men.
Witness to the Age of Revolution – The Odyssey of Juan Bautista Tupac Amaru es la primera colaboración que lleva a cabo con Charles Walker.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like