single image
Columnistas invitados

Eslabones de una sola cadena.9 min read

#YoEscriboEnLeonardo
La vida de un pequeño Kurt Cobain cambió para siempre el día que escuchó por primera vez a The Beatles. Fue cautivado por ese sonido único que sobresalía entre todo lo que solía sonar en la radio. Con menos de tres años recitaba entonados versos de Hey Jude y me atrevería a decir que desde entonces, en su subconsciente, ya sabía a qué se iba a dedicar.

Poco tiempo después, su tía Mary le regalaría sus primeros álbumes de la banda inglesa. De hecho, tras oír inumerables veces los temas del Meet The Beatles, Cobain capturaría la esencia de ese estilo popular propio de la agrupación. Contaba que deseaba adquirir la adoración de su ídolo John Lennon, pero que prefería el tranquilo “anonimato” de Ringo. Como dato curioso, no le agradaba la personalidad de McCartney.   

MONTAJE KURT COBAIN – JOHN LENNON – PINTEREST

Y a propósito de su tía, fue ella también quien le regaló su primera guitarra, y años después, durante la temprana adolescencia de Kurt, lo ayudaría a grabar sus primeras canciones, ya influenciadas por el punk rock. En otras palabras, podríamos afirmar que parte de la existencia de Nirvana se la debemos a la generosa mujer y al cuarteto de Liverpool.  

Por supuesto, podemos enumerar muchas otras bandas o artistas que también fueron influenciados por la música de John, Paul, Ringo y George. Algunos más evidentes como Oasis, U2, Bee Gees o los Beach Boys (por su contemporaneidad, la influencia llegó a ser mutua), y otros no tanto como la misma banda Nirvana (Dave Grohl también afirma que le debe su carrera a la banda inglesa), Ozzy Osbourne y Juan Luis Guerra, aplicando sus estudios de jazz en una fusión de la música de su tierra y su banda favorita. 

Pero el propósito de estos párrafos va más allá del legado musical de The Beatles. Incluso más allá de la música. Va de las influencias. Sobre el impacto que pueden tener las personas. Sus ideas. Sus obras. Algunas tienen el efecto de trazar un nuevo camino para que muchos podamos transitar, y como en el ejemplo de líneas arriba, millones de personas. Porque, traspasando la popularidad de la banda, los artistas a los que influyeron, tienen a su vez un enorme grupo de personas a quienes también influyen de diversas formas. Desde inspirar la creación otras agrupaciones musicales, hasta ayudar a alguien a salir de una profunda depresión. 

Esto podemos apreciarlo con claridad en todas las ramas artísticas. Si hacemos un repaso fugaz de la evolución del cine, podríamos incluso señalar exactamente qué planos o escenas fueron inspiradas en ciertas películas. Tarantino lo muestra sin ningún problema. En ciertos casos hace pequeños homenajes. Está claro que le encantaba el cine wéstern, pero echándole un vistazo a las memorables escenas que creó, hay rastros de géneros muy diveros. Planos que son idénticos iguales, hasta frases o personajes similares. En la industria publicitaria esto está bautizado como ‘referencias’.  

MONTAJE PROPIO – COMPARACIONES  Y REFERENCIAS DE TARANTINO


Ahora, lo interesante es cuando se rompe el molde de las influencias del mismo arte. Quentin, de joven, trabajaba en una tienda de discos y, mientras escuchaba miles de canciones, imaginaba distintas escenas que más tarde llevaría a la pantalla grande. Eso también explica sus grandes bandas sonoras. 

Del mismo modo, George Lucas encontró en las páginas de Dune de Frank Herbert, los cimientos del universo de Star Wars. Aunque la historia de Luke Skywalker tampoco hubiera existido sin El Héroe de las Mil Caras de Joseph Campbell. Obra detrás de la ficción de Herbert, y de muchas otras ficciones que amamos. Pero hay que agradecerle el el giro de fantasía épica de Herbert para el nacimiento de historias como Mad Max, The Lord of the Rings y la obra más famosa de la escritora J.K Rolling, Harry Potter.

De hecho, volviendo a mencionar al ‘Fab Four’, el largometraje animado que llevaba su música, Yellow Submarine (1968), le dio un giro al rubro del entretenimiento por animación, separando este recurso del mundo infantil marcado por Disney, y abriendo espacio para la sátira y el arte. “La animación ya no era solo para niños.” señaló uno de los fundadores de Pixar, John Lasseter. El musical psicodélico aportó su grano de arena a la existencia de películas como Toy Story y fenómenos como Los Simpsons.

SCREENSHOT DE LA PELÍCULA YELLOW SUBMARINE

Por otro lado, relatan que por las calles de Florencia, Miguel Ángel miraba con admiración a un joven Leonardo Da Vinci, sin saber que años después tendría una rivalidad artística con su, hasta entonces, ídolo (desarrollaron el ego tanto como su talento). Solo los estudios de Leonardo fueron punto de partida para muchas exploraciones en diversas disciplinas, hasta el día de hoy. Incluso el nombre de la revista donde está publicada esta columna, es prueba de ello, medio milenio después de la muerte del atormentado genio. 

A estas alturas ya debes tener muchos más ejemplos en mente, incluso en el caso de la escritura. Y a propósito de esta, Stephen King describe lo que está sucediendo en este instante, como telepatía. Estoy trasladando lo que tengo en mente a la tuya, atravesando el espacio-tiempo. Creo que esto mismo aplica también en un plano algo más complejo y emocional en los otros ejemplos, gracias a los sonidos e imágenes. 

Y si esta mirada la llevamos a otros campos menos artísticos, notaremos que sucede igual. La ciencia misma ha continuado estudios basados en investigaciones o hipótesis de científicos(as) o matemáticos(as), con grandes resultados. Elon Musk declara su admiración por Steve Jobs. Y pese a que no le gusta que lo comparen con el fundador de Apple, ambos comparten una personalidad soñadora que busca cambiar el mundo. Solo que por sus propias influencias previas, cada quien lo hizo a su manera. Uno era amante del diseño, y a otro le encantaba las lecturas de ciencia ficción de niño.

ELON MUSK Y STEVE JOBS DESDE TEKNOFILO.COM

 

Y es que detrás de cualquier película, invento, disco, pintura, libro o lo que sea que influya en nosotros, siempre habrá personas. Personas que a su vez han sido influenciadas por otras, así como Elvis Presley, Little Richards, Bob Dylan, y Chuck Berry, entre muchos otros, influyeron a cada miembro de The Beatles. Pero más allá de todos estos ejemplos, me gustaría que extrapolemos esto a un plano más personal. 

Desconecta por un momento de este instante y lleva tu mente al pasado. Retrocede unos once años, por ejemplo. Recuerda aquella versión de ti. Piensa a qué le dedicabas la mayor parte de tu tiempo. ¿Estudiabas? ¿Trabajabas? ¿Pasabas por alguna etapa existencial? En cualquiera de los casos, intenta recordar las personas que frecuentabas en aquella época. Aquí puedes incluir al grupo con el que te quedabas a comer algo de grasa después de cada noche de fiesta, esa jefa que te regañaba por tu negacionismo a la puntualidad o aquel profesor que te reprobó en el último ciclo y aparentemente lo disfrutó. 

Ahora vuelve al presente. Piensa en cuántas de esas personas ya no forman parte tu escenario actual, sin importar las razones. ¿Eres capaz de identificar de qué manera calaron en tu versión actual? Nuevamente, aquí todo vale, puede ser algo que te iluminó radicalmente y te hizo renunciar al trabajo para ir a proteger el Amazonas, como también pudo haber sido una película recomendada o un simple consejo, el cual conservaste y te permitió tomar pequeñas decisiones que poco a poco te condujeron a quién eres hoy. 

Incluso si salías o estabas con alguien, y esa relación no tuvo un final feliz, seguramente si haces el mismo ejercicio introspectivo (a consciencia), también podrás rescatar una considerable lista de aportes.  

Bajo esta lógica también podemos decir que las personas que más nos sacaron de quicio, tuvieron un papel clave en nuestra evolución interna. Lo equivalente a los errores o tropiezos. Todo es aprendizaje. 

Estas palabras también son producto de un cúmulo de experiencias, aprendizajes, conversaciones, tropiezos, decisiones buenas y malas, así como la influencia de ideas mediante palabras, sonidos e imágenes. Y como siempre, las personas detrás de cada uno de estos ‘vehículos’.

De hecho el título de esta publicación nace de una frase del músico Pete Seeger, en una entrevista que alguna vez leí: “All songwriters are links in a chain.” Haciendo referencia a esa conexión de constantes aportes. 

Aunque en cuanto a personas en general, más que una cadena, prefiero vernos como una enorme red infinita. En la que todos estamos interconectados directa o indirectamente. Y cualquier alteración (positiva o negativa) de una de estas intersecciones, terminará afectando al resto, en menor o mayor impacto. 

 

Una investigación científica de la Universidad de British Columbia, liderada por la ecóloga Suzanne Simard, comprobó que los árboles de cada bosque se ‘comunican’ entre ellos a través de una gran red subterránea de hongos que crecen dentro y alrededor de sus raíces. Así, los árboles en zonas más favorecidas para recibir nutrientes, comparten recursos a sus símiles con menos suerte. O también pueden alertar alguna plaga para liberar químicos que los protejan. 

ILUSTRACIÓN DE RAÍCES DE ÁRBOLES – VIDEOCONTENT BBC NEWS

 

¿No es una locura? Parece sacado de Avatar, pero es real. Me pregunto si nosotros también tenemos una conexión similar y aún no la descubren. O por lo menos no nos han dicho nada. Quizá sea la internet, pero faltaría aprovecharla. A los árboles les iría mejor. 

Probablemente si nos quitáramos ese pesado traje llamado ego, al menos por un momento, podríamos ver ligeramente esas conexiones. A reconocer los vínculos que existen entre todas esas personas que ayudaron a esculpir nuestra esencia. A quienes permanecieron por nuestra vida alguna temporada larga dejando solo un pequeño consejo, o quienes se cruzaron un breve instante y calaron hasta el día de hoy. Dándonos cuenta de que quizás no hubiéramos conseguido lo mismo, sin esa dinámica colaborativa. Sin esos nodos. Esos eslabones. Esos referentes. Esas influencias que invisiblemente nos unen. 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like