single image
Columnistas invitados

Guillermo Niño de Guzmán: el lector desconocido3 min read

Uno de los primeros títulos que llegaron este verano es Hasta perder el aliento (2022) lo más reciente del escritor y periodista peruano Guillermo Niño de Guzmán (Lima, 1955) tras la publicación de El Sol de Las Brujas (2011).

Escribe: Juan Takehara Mori.

Breve síntesis: el libro compendia algo más de cien entradas a modo de cortos ensayos o bitácoras sin fecha que el autor fue acumulando a lo largo de años, que incluyen pequeñas o medianas observaciones que van desde el proceso de escribir y ejemplos narrativos, pero contadas también desde la mirada de otros escritores. También descubrimos trozos de entrevistas inéditas y sesudos comentarios sobre la relación del jazz con la literatura.

Abundan los ejemplos y citas que en el fondo también son reflexiones del mismo autor intentando responder qué es lo que mueve a los escritores (y artistas). Leerlo de manera ordenada o incluso a contramano es como revisar el cuaderno de apuntes de algún escritor descubierto tras una mudanza.

Encontraremos, por ejemplo, a Borges hablando de la importancia de leer a los clásicos, un recorte de Le Clezio sobre su relación con el idioma francés, Kafka y su problema de insomnio, un ejercicio narrativo dejado por Chejov en su diario, autores que escribieron (o vivieron) historias sobre los doppelgänger, una explicación del “dato escondido” en las obras de Salinger y Cabrera Infante, pero también cómo Miles Davis compuso la banda sonora para la película “Ascensor para el cadalso” de Louis Malle. 

También hay espacio para las tribulaciones del propio autor: su interés por Stevenson y la búsqueda de una conexión con Paul Gauguin (una investigación que incluye un encuentro con Vargas Llosa), su interés en publicar una antología de jazz y literatura, o sus comentarios sobre listas de obras predilectas, incluyendo también un registro de sus películas preferidas. 

Como lector, siempre es agradable encontrarse con textos bien escritos. Es notorio el oficio de quien se ha dedicado toda su vida a convertir ideas sueltas en frases fácilmente entendibles. Seguramente, en unos meses o años, cuando recuerde este libro, me imaginaré al autor contar con entusiasmo cada momento, detalle, escena, pesadumbres y dilemas morales sobre los autores, el jazz, la fatalidad, pero sobre todo el interés por escribir algo que impulse la posteridad. 

Este primer volumen es una invitación a adentrarnos en un mar tranquilo de reflexiones y descubrimientos no solo literarios, sino musicales e incluso filosóficos. 

Guillermo Niño de Guzmán
Nació en Lima, en 1955. Estudió Literatura en la Universidad Católica, de donde se graduó con una tesis sobre Ernest Hemingway. Luego se dedicó al periodismo, el trabajo editorial, la traducción literaria, así como a escribir guiones de cine y televisión, además de conducir programas radiales de jazz. Su primer libro de cuentos, Caballos de medianoche (1984), fue prologado por Mario Vargas Llosa. A este volumen le siguieron Una mujer no hace un verano (1995) y Algo que nunca serás (2007). Ha incursionado en la vertiente juvenil con la novela histórica La conquista de los sueños (2007) y el relato fantástico La caza de la mujer jaguar (2011). Sus artículos literarios fueron reunidos en La búsqueda del placer (1996) y Relámpagos sobre el agua (1999). Obtuvo el primer premio en el certamen El Cuento de las 1000 Palabras de la revista Caretas (1985) y el Premio José María Arguedas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (1988). Asimismo, fue finalista en dos ocasiones del Premio Internacional de Relatos Mario Vargas Llosa – NH (2005 y 2006). Ha sido becario de los gobiernos francés y español, y ha residido en París, Madrid y Barcelona.
(Fuente: Planeta Libros). 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like